976 55 05 10
Llámenos y le informaremos de nuestros servicios

Asesoría Empresas - Zaragoza

Noticiario CE de Junio 2014

27 Jun 2014

Tributarán las indemnizaciones por despido hasta ahora exentas.

Todas las indemnizaciones por despido tendrán que tributar, aunque se beneficiarán de un mínimo exento de 2.000 euros por año trabajado, lo que permitirá que los contribuyentes con sueldos de 20.000 euros o menos no tengan que pagar a Hacienda cuando sean despedidos.

En cualquier caso, el propio Ministro de Hacienda aclaró que la exención de 2.000 euros, que dejaría fuera de tributación a todos los empleados despedidos que percibían sueldos inferiores o iguales a 20.000 euros, es sólo una propuesta "inicial" y que escucharán lo que tengan que decir los agentes sociales al respecto. El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha indicado que, con datos de 2012, el 80% de las indemnizaciones por despido quedarán exentas del pago del IRPF, ya que la mayor parte de los despedidos cobran menos de 20.000 euros al año, el sueldo que se corresponde con las indemnizaciones exentas, de acuerdo con la reforma fiscal que prepara el Gobierno.

 

 

 

Lucha contra el fraude fiscal.

En la lista de morosos con Hacienda aparecerán contribuyentes, tanto particulares como empresas, que mantienen deudas en vía ejecutiva o tienen sanciones pendientes de pago que superan el millón de euros.

Hacienda ya ha detectado a 2.000 contribuyentes que, a finales de 2013, cumplían esos requisitos y que, si no abonan sus deudas, sus nombres y apellidos -o denominación social en el caso de empresas- figurarán en un censo público para conocimiento general. La reforma tributaria que se aprobará este año incluye modificaciones legislativas para habilitar a la Agencia Tributaria a dar publicidad de sus mayores deudores.

 

 

Los trabajadores que reciban acciones gratuitas de sus empresas tendrán que tributar por ellas desde 2015.

 

El Gobierno ha eliminado la exención en el IRPF vinculada a la entrega de acciones gratuitas de las empresas a sus propios trabajadores.

Fórmula que, según el Ejecutivo, se utilizaba en la práctica para retribuir a los empleados de mayor renta, según lo recogido en el anteproyecto de ley de reforma fiscal, que entrará en vigor de forma escalonada en 2015 y 2016. De esta manera, la entrega gratuita de estas acciones tendrá la consideración de retribución en especie y, por tanto, estará sujeta a tributación en el IRPF, mientras que hasta ahora estaba exenta si dichas acciones se mantenían durante un periodo de tres años. Además, se ha rebajado del 40% al 30% el porcentaje de reducción aplicada a los rendimientos obtenidos de forma irregular con periodos de generación superior a dos años, pero se mantiene en 300.000 euros la cuantía del rendimiento íntegro a que se refiere este apartado sobre la que se aplicará la citada reducción.

 

 

La Seguridad Social reduce casi en un 30% su superávit hasta mayo.

 

Las cuentas de la Seguridad Social arrojaron un superávit de 5.453,52 millones de euros a cierre del mes de mayo.

Cifra equivalente al 0,52% del PIB, y que es un 29,9% inferior a la de los cinco primeros meses de 2013, cuando este saldo positivo fue de 7.779,34 millones de euros, según los datos de ejecución reflejados en el Sistema de Información Contable de la Seguridad Social.

Comparte este artículo