976 55 05 10
Llámenos y le informaremos de nuestros servicios

Asesoría Empresas - Zaragoza

Nuda propiedad y usufructo. ¿En qué se diferencian? | Asesoría Jurídica

24 Abr 2018
usufructo y nuda propiedad
 
Sin entrar en conceptos doctrinales, adelantemos que pocas definiciones dedica la ley a la nuda propiedad y que más bien la entendemos por lo que no es en lugar de por lo que sí es. En todo caso, la comprendemos mejor por contraposición con otra idea que, ahora sí, la Ley define y regula de una manera mucho más detallada: el usufructo. Veamos, pues, las diferencias entre estos dos términos: nuda propiedad y usufructo.
 
¿Qué es el usufructo?
El usufructo es el derecho a usar y disfrutar una cosa o un derecho ajenos. Y, por tanto, al usufructuario corresponden los frutos, rentas, beneficios o intereses que pueda producir la cosa sobre la que se constituye el usufructo. De este modo, por ejemplo, si recae sobre una vivienda, tendrá el derecho a ocuparla y vivir en ella, o a alquilarla y hacer suya la renta.
 
Es cierto que comporta una serie de derechos y obligaciones extensa. Sin entrar en ellos, baste decir que el usufructuario puede aprovechar por sí mismo la cosa usufructuada, arrendarla a otro e, incluso, enajenar su derecho de usufructo, aunque sea a título gratuito. Pero todos los contratos que celebre como tal usufructuario se resolverán al fin del usufructo (salvo el alquiler de las fincas rústicas).
 
¿Qué lo diferencia de la nuda propiedad?
 
 

Comparte este artículo